En color sepia

En color sepia

…En color sepia

En el lecho final yace el viejo…

por su rostro una lágrima… dos lágrimas corren

mientras pasea en su mente por los recuerdos no vividos,

nunca disfrutados, jamás llorados, no reídos.

Cercano a él una fotografía en color sepia reposa,

en ella está contenida una ilusión

figurada por una sonrisa hecha mujer

…un deseo hecho recuerdo, hecho rostro.

Temblorosas y anhelantes sus manos alcanzan la imagen,

 con veneración la lleva a su boca

y vehemente deposita un beso, un beso húmedo con su llorar,

un beso lleno de ausencia, un beso pleno de amor.

…vuela, su mente vuela 30… 40 años atrás

y enseguida sonríe.

Sonríe porque su faz ha aparecido,  aquél perfume recordó

la pasión de entonces ha resucitado.

¡Oh mi amor! ¡cuánto, cuánto te quise!

inevitable aparece en su voz trémula el sentir

 en su cuerpo todo el recuerdo aquél

y vuelven a pasear por su piel aquellos besos

tras sus ojos cerrados desfilan momentos hermosos

del aquel ser cuya imagen entre sus manos retiene,

un primer beso, una tímida caricia,

una intensa y hermosa unión.

Lenta, como temerosa  una lágrima corre por su rostro

aunque la sonrisa no lo abandona.

Llena su pecho de aire entrecortado por la emoción

y al expulsarlo emite una frase:

¡Oh amor, cuánto, cuánto te amo!

…tras un breve estremecimiento,

 la fotografía cae de sus manos y el cuerpo del viejo queda inerte

su corazón de ha detenido

…pero la sonrisa no lo ha abandonado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.